1618

La Inquisición continúa la persecución de los judíos portugueses, enviando al Visitador Sebastião Noronha a la ciudad de Oporto. Con su familia y comunidad en peligro, António Álvares, decide trazar un plan de fuga.